Viaje de un lector

Escrito a partir de esta imagen en la clase de Lengua de 7mo grado

La gente cree que estoy loco. No se molestan mucho en ocultarlo. En este pueblo la gente no parece tener mucha consideración por ese tipo de cosas. Por eso me fui. Una parte de mí me dice que igual es así en todos los pueblos. Pero ya es tarde para volver. Llevo solo lo que me interesa llevarme. Nada de ropa, ni dinero, ni comida. Libros. Muchos. Me preguntaron cómo iba a sobrevivir sin aquellas cosas imprescindibles. Lo único imprescindible es estar vivo. Y, básicamente, lo que hay en el barco son pilas y pilas de vida. No estoy apurado, puedo releer. Y no me gustaría llegar a destino sin haber terminado todos mis libros. Si igual ahí va a ser todo como antes. Es dura la vida del lector. Todo pasa en tu cabeza, pero eso no significa que no sea real. Es confuso, pero es vida. Mucha gente no lo entiende. El problema es de ellos. Una de las mejores ventajas de ser lector es que te desconectás del mundo. No tiene por qué preocuparte algo tan frágil, vacío y temporario como la gente. Además, a ellos no les preocupo yo. Me querían sacar los libros en el puerto, porque decían que se me iba a hundir el barco. Los locos son ellos. ¿Acaso no se dan cuenta de que, por el contrario, son los libros lo que lo mantiene a flote?

(Marzo 2015)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s